miércoles, 7 de octubre de 2009

Los estados emocionales por ejemplo también son vibraciones, el amor por ejemplo.
Todos sabemos que
el amor es una vibración muy profunda.
Cuando decimos
“esa tiene buena onda” en realidad estamos haciendo referencia a como vibra su energía. Buena onda, mala onda son vibraciones.
Todos nos damos cuenta cuando
alguien tiene mala onda. Todas son vibraciones, el dolor, la angustia, el sufrimiento, la tristeza… no necesitamos ver a alguien para ver cómo está.
Las emociones son la forma en que vibra nuestra energía, por eso la depresión puede llegar a enfermar un cuerpo, y todo lo contrario la felicidad lo vuelve a uno
más lindo, más joven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

archivo